Los servidores proxy son, generalmente, el enfoque más común para ocultar las direcciones IP. Los ordenadores de cliente en una red pueden acceder de forma indirecta  a la Internet u otras redes utilizando el servidor proxy. El servidor proxy le permite al ordenador del cliente compartir su conexión para archivos, datos y recursos alojados en los otros servidores. El servidor proxy puede proporcionar los datos de acceso a los ordenadores del cliente, ya sea conectándose al servidor solicitado o desde el caché. Sin embargo, en ocasiones, el servidor proxy puede modificar la solicitud del cliente o la respuesta del servidor, debido a algunas razones. Puede haber una serie de estrategias para utilizar los servidores proxy y, de esta forma, ocultar su dirección IP y acceder a Internet anónimamente.